Visita a la ecovila Amat en la Vall d’en Bas

Si por algo vamos a recordar el verano 2020, es por hacer un turismo de cercanía. Y  eso  es lo que he hecho este mes de agosto. En medio de  esta distopía pandémica, ví la oportunidad de visitar el proyecto de la Ecovila Amat, con el anímo de recuperar el contacto con la naturaleza y de paso hacer un reportaje fotográfico de la zona.

Ya hacía tiempo que las publicaciones de Didac en Facebook despertaban mi interés, deseaba visitar este lugar y de paso saber más del proyecto. Didac y yo nos conocimos hace unos años en la C.I.C  (Cooperativa Integral Catalana),  fue por entonces cuando él inició este proyecto en la Vall d’en Bas.

ALGUNAS FOTOGRAFÍAS DEL PROYECTO CAL AMAT

Pensé que podría ser una buena oportunidad para visitar esta zona de la Garrotxa, hacer fotografías de paisaje, conocer gente nueva y pasar unos días en la naturaleza.

Como casi siempre, viajé con mi mujer. Nos pusimos en marcha para preparar la visita y tener claro cuales serían los objetivos de la visita, aparte de relajarnos y disfrutar del entorno.

Julia, explica muy bien en su blog, el resultado de la visita desde su punto de vista, en su artículo “Turismo de proximidad“.

Para mí, la idea de la visita era plasmar fotográficamente la naturaleza y el proyecto de la ecovila Amat, aprovechando la ocasión para probar nuevas técnicas fotográficas que había aprendido recientemente y los nuevos materiales fotográficos que he incorporado a mi equipo.

Para obtener un buen resultado en tus fotografías, es importante dedicar el tiempo necesario a la planificación y ejecución de la captura de las imágenes, sin prisas y con tranquilidad a fin de conseguir el mejor resultado final. ¡Esa era mi intención!.

Preparé minuciosamente el material fotográfico que tenía que llevarme, a fin de tener todo lo necesario, pero sin ir muy cargado, pues la idea era hacer algunas rutas por la montaña, a fin de descubrir lugares recónditos y hermosos.

El material que decidí llevar es el siguiente:

  • Cámara fotográfica Nikon D800
  • Objetivo Nikon AF-S NIKKOR 50 mm 1:1.8 G
  • Objetivo Nikon AF-S NIKKOR 85 mm 1:1.8 G
  • Filtro ND Roleiflex
  • Dispositivos inalámbricos marca Newer FC16 para poder disparar la cámara a distancia y evitar vibraciones en velocidades lentas.
  • Trípode YoTilon poco pesado y versátil
  • Medidor de distancias para calcular bien las hiperfocales
  • Además de varias APP’s en mi móvil, que me ayudan en diferentes temas como son:
    • Salida y puesta del sol, además de las horas doradas y las horas azules, etc.
    • Calculadora de distancias hiperfocales, para saber exactamente cuales son las zonas de enfoque en la imagen.
  • En total, llevaba 4,5 Kg de peso en material.

Emprendimos el viaje desde Palamós que es donde vivimos y nos dirigimos al pueblo de Sant Privat de’n Bas, en donde arranca la pista que nos llevaría a la ecovila, al cabo de una hora y unos cuantos minutos, ya habíamos llegado al pueblo, es lo bueno de visitar lugares cercanos.

A medida que nos acercábamos a la zona, la amenaza de lluvia presagiaba que nos íbamos a mojar, por tanto, paramos en Olot a comprar unas capelinas y fue un gran acierto, pues cayó mucha lluvia y muy rápido durante el trayecto que hicimos a pié por la pista forestal, que nos llevó a la masía.

Una vez llegamos al principio de la pista que nos llevaría a cal Amat, ya llevábamos tiempo con una lluvia intensa pero fina y no parecía que tuviera intención de aminorar, por tanto, decidimos lanzarnos al camino con la tormenta, pues también corríamos el riesgo de que se nos hiciera de noche en el camino y perdernos por la montaña, ya que no conocíamos la ruta.

Llegamos a la ecovila antes de anochecer y un poco mojados, pero contentos de disfrutar de la naturaleza bajo la lluvia, otra forma de disfrutarla.

Al día siguiente, visitamos los alrededores para conocer un poco la zona y su gastronomía, y un día después hicimos una ruta de 16 Km visitando la riera de Gorners, les Escletxes de la Freixeneda, el Salt de Sallent y otros lugares preciosos y espectaculares, de los cuales a continuación os presento algunas fotografías explicando las técnicas que he utilizado para las capturas.

Todas las fotografías que veréis a continuación, están realizas en formato RAW (NEF para Nikon).

RIERA DE GORNERS

ISO 100, 50 mm, f/16, 5,0 seg. Uso de trípode

Fotografía de un tramo de la riera Gorners, realizada con trípode y disparando a baja velocidad, con el fin de poder cerrar al máximo el diafragma y conseguir la mayor profundidad de campo en el enfoque de la imagen, además de aprovechar la poca luz que había en las parte de sombra.

Esta fotografía la realicé a media tarde y debido a la gran cantidad de vegetación, había fuertes sombras e intensas luces, por lo cual el rango dinámico era muy amplio, pero al realizar la toma en RAW, durante el revelado, pude solventar bien, tanto los detalles de las sombras como los de las altas luces. Hice un revelado básico con Lightroom, trabajando con el equilibrio de las luces y las sombras, además de la saturación de los colores, para conseguir reproducir el maravilloso ambiente de este rincón de la naturaleza.

Para conseguir la sedosidad del agua, la cámara estaba realizada con trípode, además, la utilización del disparador inalámbrico newer, me permitió disparar a 5 segundos de velocidad sin tener que tocar la cámara, a fin de evitar vibraciones, cerrando el diafragma al máximo a f/16 y consiguiendo la máxima profundidad de campo y el máximo rango de enfoque.

PAISAJE DESDE CAN FREIXENEDA

ISO 100, 50 mm, f/16, fusión HDR de 3 fotografías. Uso de trípode

En esta fotografía quería captar el precioso y verde paisaje desde la explanada de la masía de Can Freixeneda, pero a la vez conseguir que la magnificencia de los gigantes árboles que nos rodeaban en el primer plano salieran en la fotografía, esto hacía que el rango dinámico fuera muy alto, osea que la diferencia lumínica entre las luces y las sombras era de muchos diafragmas de diferencia, por ello, decidí realizar 3 fotografías con diferentes velocidades, midiendo la luz para la zona de altas luces, para las zonas medias y para las zonas de sombras, a fin de captar al máximo detalle, tanto en las sombras, como en las altas luces, además de utilizar un diafragma lo más cerrado posible para conseguir la máxima profundidad de campo en el enfoque.

A continuación podéis ver las fotografías originales:

Una vez realizado un revelado básico de las fotografías con Lightroom, ejecuté en Photoshop la opción que se encuentra en el apartado Archivo/Automatizar, denominada “Combinar para HDR” y fusioné las 3 imágenes en una, a fin de poder aprovechar al máximo los detalles de las altas luces y de las sombras de cada una de las fotografías.

BOSQUE DE LA FREIXENEDA (Bosque de la fresneda)

ISO 100, 50 mm, f/16, Fusión HDR de 3 fotografías. Uso de trípode

En nuestra ruta de montaña, llegamos a la zona de la Freixeneda y antes de la entrada al bosque se vislumbraba esta magnífica vista de los gigantescos fresnos que lo pueblan. En esta fotografía, intenté captar la luz que se colaba entre las altas copas de los árboles, además de los detalles de la sombras, con sus contrastes de colores ocres y verdes.

Para poder captar todos los detalles de las altas luces y las intensas sombras, decidí realizar 2 fotografías para cubrir al máximo el rango dinámico de la luz en la imagen, como en la toma anterior y después poder fusionarlas con la técnica HDR en Photoshop.

A continuación os muestro las 2 fotografías originales:

ESCLETXES DE CAN FREIXENEDA (Grietas de Can Freixeneda)

ISO 100, 50 mm, f/16, Fusión de 3 imágenes. Uso de trípode.

Caminando por dentro de la Freixeneda, encontramos les Escletxes, que son grietas y hendiduras naturales que se han formado en diferentes puntos de la montaña. Hay que ir con cuidado, pues en cualquier momento puedes encontrar un hueco y caer por él.

Nos vamos moviendo y nos introducimos en uno de ellos para contemplar los preciosos colores verde intenso del musgo acumulado y los marrones de la piedra, además de los ocres de la alfombra de hojas que se forma en el suelo de la grieta. Recuerdan estas formaciones rocosas y selváticas, a las selvas de Sudamérica donde se encuentran los templos Mayas, con su frondosidad y sus verdes intensos. Todo un espectáculo para la vista.

Para la fotografía, observé que dentro de la grieta entraba muy poca luz, por tanto, decidí colocar el trípode, a fin de poder captar al máximo los detalles de las sombras en las que estaba la piedra colonizada por un musgo con un intenso verde. Además, mi intención era que toda la fotografía estuviera enfocada en todo el encuadre, a fin de que se pudiera captar cada uno de los elementos con máximo detalle, para ello, tenía que cerrar el diafragma el máximo posible, a f/16, por tanto, todavía tenía menos luz disponible y para compensarlo, la idea era aumentar el tiempo de exposición.

La estrechez del hueco, hacía que si quería que saliera enfocado el primer plano, se desenfocaba en fondo, por tanto, decidí aplicar la técnica focus stacking o apilamiento de enfoque, que consiste en realizar varias fotografías con diferentes puntos de enfoque, enfoque en primer plano, enfoque medio y enfoque en el fondo, para después fusionarlas en la edición y conseguir una imagen enfocada en todos los planos.

Fotografías originales:

Después de realizar el revelado en Lightroom, a través de Photoshop, apliqué el apilado de las 3 imágenes para que encajaran al 100% ejecutando las opciones que se encuentran dentro del menú Archivo/Secuencias de comandos/Cargar archivos en pila, después alinee las capas para que todas la imágenes encajaran, mediante la opción que encontramos en el menú Edición/Alinear capas automáticamente y después las combiné en una sola, mediante la opción que se encuentra en Edición/Fusionar capas automáticamente, con lo cual el resultado es una fotografía totalmente enfocada desde el primer plano hasta el fondo.

CAIDA DE AGUA DEL SALT DE SALLENT

ISO 100, 50 mm, f/7,1, 1/100 seg.

A continuación seguimos la ruta por la montaña y llegamos al punto donde se inicia la caída de agua más alta de Catalunya, el Salt de Sallent, con sus 115 metros de altura.

En esta época veraniega, no había mucha agua, pero aún así, el precipicio donde se produce la caída es espectacular.

LA VALL D’EN BAS

ISO 100, 50 mm, f/16, 1/100 seg.

Desde la cima de la montaña, pudimos ver la Vall d’en Bas en toda su plenitud.

Para nosotros fué una experiencia memorable y muy recomendable. Espero que las fotografías que he publicado en este artículo y las técnicas que he utilizado para su obtención, os hayan interesado y os puedan ayudar en vuestros futuros trabajos fotográficos, además de daros a conocer los bonitos lugares que tenemos cerca.

Si tenéis alguna duda o queréis hacer alguna aportación o comentario, será bienvenido.

Toni Fotògraf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *